El Libro de Gordón

Adoradores de Ken Follet, seguidores del Marca, Gafa-Pastas afiliados al Kafka, histéricos del Harry Potter...
Avatar de Usuario
golondrino
Ulema
Mensajes: 6603
Registrado: 23 Jun 2006 21:30

El Libro de Gordón

Mensaje por golondrino »

Max estaba nervioso, sabía que no debía recaer en la tentación otra vez pero la carne… es débil. “La última vez no fue tan grave”, pensó, “solo puse cola light a los niños en el campamento de verano, la ira del Arzobispo Riskettus no estaba justificada, además, pude ver en las duchas como algunos de los novicios están presentando problemas de acantosis, tienen manchas oscuras en las axilas”.

Pero Max no era consciente de que esta vez estaba siendo vigilado por el propio Riskettus a través del sistema interno de seguridad; mientras en su mano movía de arriba abajo las cuentas de un rosario elaborado con los huesos de la última vaca Cachena que pasó por su asador privado.

-“Que hijo de puta”, se dijo a si mismo Riskettus, “se ha colado en la cocina del monasterio y está sustituyendo la leche entera para las natillas por leche de soja con goma xantana para dar cuerpo…” pensó mientras movía las cuentas con más violencia. En ese momento sus ojos se pusieron en blanco y un leve murmuro surgió de sus labios:

Rex adipem, ira tua erunt”.

Repitió sin descanso varias veces ese antiguo mantra casi olvidado, que solo los phieles mas ancianos en la phe del Santo Gordo conocen; cuando terminó, se secó el sudor grasiento que corría por su frente y observó en silencio.

Max estaba frente a la caldera, le había costado una eternidad hacer que la leche de vaca entera se fuera por el desagüe y sustituirla por leche de soja, pero ahora solo tenía que agregar un par de litros de goma xantana al depósito para dar cuerpo e imitar la sensación grasa de la leche animal y podría volver a su camastro; en ese momento se percató de que un extraño olor envolvía el ambiente. “Parece el aroma de la grasa que suda un fuet imperial El Pozo en verano, pero más rancio”. Se escucha un ruido, Max se gira en redondo sobre su cuerpo con obesa gracilidad, pero no alcanza a ver nada más que unas sobrasadas de mallorca sobre la mesa, preparadas para el desayuno del día siguiente.

-“¿Me habré dejado la puerta de la cámara frigorífica abierta?, ahora hace mucho frío aquí y estamos en junio”.

En un parpadeo, volvió a sonar el mismo ruido, pero más intenso y seguido de un gemido que sonaba como un lejano gorgojeo ahogado, el cansado corazón de Max empezó a latir con más fuerza de la habitual; en ese instante un fugaz recuerdo pasó por la mente de Max, era su abuela contándole una de las historias que los viejos le contaban a los niños para que se terminaran la cena y se fueran a dormir pronto para no quemar muchas calorías.

-“No puede ser, solo son cuentos de viejos”, se dijo a si mismo.

En un abrir y cerrar de ojos, una de las sobrasadas, la más grande y deforme, empezó a moverse como si tuviera vida propia, mientras las pupilas de Max se dilataban y el sudor empezaba a correr por su frente, pudo observar como de entre los pliegues de la roja pieza de sobrasada aparecían dos temblorosas manos grasientas de un color gris verdoso, brillante y correoso.

-“No puede ser… solo…. solo son cuentos de viejos…”.

Poco a poco las manos fueron abriéndose camino entre los pliegues de la pieza de sobrasada y dieron paso a un extraño bulbo de color rosaceo con protuberancias carnosas de color marfil.

El terror era cada vez más evidente en el cuerpo de Max, donde antes había unas mejillas regordetas y sonrosadas ahora solo había una piel pálida y llena de sudor frío.

El bulbo rosaceo, ahora pegado a unos brazos y un torso, terminó de desprenderse por completo de entre los pliegues de la sobrasada, cayendo al suelo cubierto de una extraña baba transparente y produciendo un húmedo ruido sordo. Hubo unos segundos de silencio e incertidumbre, Max estaba paralizado por un miedo que recorría cada músculo y lorza de su obeso cuerpo, en ese momento no sabía si salir corriendo o ponerse a gritar, pero sabía que estaba solo y nadie le podía escuchar.

En ese mismo momento de incertidumbre, la masa de carne pegada al bulbo rosaceo, toda de un color gris verdoso húmedo y brillante, empezó a moverse con una gracia y ligereza que no eran normales, comenzó a erguirse entre dos piernas obesas y cubiertas de pliegues de grasa chorreante; cuando terminó, Max pudo ver que el extraño bulbo era la cabeza de la criatura que coincidía con los cuentos de miedo de su abuela. La criatura se encaró en dirección a Max y el bulbo empezó a abrirse lentamente como una flor, emitiendo un sonido similar a la piel un pollo cuando es arrancada del cuerpo del animal, pero más húmedo. El interior de la extraña flor carnosa tenía un aspecto mórbido y presentaba un oscuro agujero central con cientos de pequeños dientes en línea que discurrían hacia su interior, afilados como cuchillas de afeitar, preparados para cortar y desgarrar cualquier tipo de cuero o carne por dura que esta fuese; en ese momento, la respiración de Max se detuvo y su fatigado corazón estaba a punto de explotar cuando de repente, el extraño ser hizo un gesto animal como su estuviera olfateando el ambiente mientras los pétalos de carne se movían como los brazos de un pulpo, alzó uno de sus verdosos y correosos brazos para señalarle y del centro de la flor salió un profundo rugido gutural, como el gorgoteo del agua en una galería de roca pero más violento y animal; fue entonces cuando la bestia empezó a caminar con un andar quebrado y decidido hacia el.

-“...mierda...”.

En una lejana habitación llena de monitores de cámaras de seguridad, un obeso anciano con un rosario de cuentas de hueso, observaba la escena con una expresión en el rostro que estaba a medio caballo entre el asombro y la auto-complacencia.



-“La has hecho buena, Max, el Santo Gordo ha mandado a un Demogordón a buscarte”.


Bestiario: Demogordón
107176650_323321588691411_5960205758285880099_n.jpg
Autor de la imagen: Perro de Lobo.

Los Demogordones habitan en el plano elemental adiposo de la cosmología gordoniana. Las pieles fritas de cordero escritas más antiguas que se conservan, relatan que fue el propio San Gordón quien los creó y dio forma utilizando sus propias lorzas como materia prima. Magnánimo y justo, el Santo Gordo creó estos seres obesos y siempre hambrientos para dar caza a quienes sobrepasan los límites de la phe en la comida, y ponen en riesgo las calorías de la comunidad gordoniana en reiteradas ocasiones; cuando San Gordón envía a un Demogordón a darte caza, es porque el santo quiere verte muerto, no hay redención posible.

Cuando se les asigna un objetivo, tienen la habilidad de rastrear y dar caza a sus objetivos desplazándose a través del plano adiposo, por lo que son capaces de materializarse a través de los pliegues de cualquier tipo de grasa o pieza de comida, viva o muerta.
"Yo no quería hacer la comunión porque yo me compraba la revista muy interesante desde los 7 años".
Jal el Ñoras - Valenciano, el que tira del carro de la compra con la cabeza gacha y pensador.

Avatar de Usuario
Ruttiger
Ulema
Mensajes: 2520
Registrado: 11 Oct 2017 08:57

Re: El Libro de Gordón

Mensaje por Ruttiger »

La BIBLIAS
¿Quien es este tipo? escribió: 14 Nov 2019 17:39 Madre mía.

Avatar de Usuario
Perro De Lobo
Ente de HAMOR
Mensajes: 5166
Registrado: 02 Ago 2003 16:00
Ubicación: 40 24 59.878, -3 42 13.557
Contactar:

Re: El Libro de Gordón

Mensaje por Perro De Lobo »

FAT-ÁSTICO! AGORDEÓSICO! GRASAVILLOSO!
He sido asaltado fieramente por la concupiscencia carnal

Avatar de Usuario
Criadillas
Palomitero mórbido
Mensajes: 12601
Registrado: 01 Ago 2003 19:38
Ubicación: En la calle del pepino.

Re: El Libro de Gordón

Mensaje por Criadillas »

Me has alegrado la semana, Golon. Abrasos.
Dunkis dijo:

Criadillas es un hombre triste de derechas, quién lo iba a decir.

Avatar de Usuario
M. Corleone
Ulema
Mensajes: 10735
Registrado: 07 Nov 2017 07:43

Re: El Libro de Gordón

Mensaje por M. Corleone »

golondrino escribió: 09 Jul 2020 22:01 Cuando se les asigna un objetivo, tienen la habilidad de rastrear y dar caza a sus objetivos desplazándose a través del plano adiposo, por lo que son capaces de materializarse a través de los pliegues de cualquier tipo de grasa o pieza de comida, viva o muerta.
Diario de un intrépido periodista de investigación

Día 1
A través de oscuras fuentes anónimas, me llega el soplo: se cierne un golpe de Estado sobre el gobierno del Presidente Guapo y Flaco. No hay más detalles, pero pongo en marcha mis mecanismos de verificación. Reparto billetes, dejo mensajes, planto la semilla.

Día 2
Tanteé a todos mis contactos en los bajos fondos de Lechuga City. Descartadas las versiones más disparatadas de los locos habituales, todos los susurros apuntan en la misma dirección: olor a bacon y rastro de grasa.

Día 3
Quedo con mi contacto en la Policía Antigrasa KH7. Me dice que siempre se han oído rumores de un golpe contra Presidente Guapo y Flaco, pero que ahora tienen más fuerza que nunca. Freidurías ilegales, el auge del cachopo, nunca hubo una época tan inestable como esta. “Los Gordonianos están más fuertes que nunca”, dice mientras termina su infusión con sacarina. Creo que tiene razón.

Día 4
Me visto con ropajes de invierno, para simular un índice de masa corporal superior a la permitida por Presidente Guapo en su Decreto Dieta Detox del 2023. Me la estoy jugando: si me paran los KH7 me espera una buena temporada a la sombra, en la temida Clínica Naturhouse. “La rúcula os hará libres”, reza el temible lema escrito con brotes de apio sobre su entrada. Camuflado con este aspecto de gordoniano, me adentro en los arrabales de Lechuga City, donde se dice que los excluidos tienen sus criaderos de cerdos. Intento contactar con Ronald McDonald, el líder de la resistencia, pero la sola mención de su nombre me cierra todas las puertas. A lo lejos, creo reconocer a un antiguo compañero de instituto. Antaño delgado y vestido con ropa ajustada, ahora luce lorzas y porta en sus manos un San Jacobo congelado. Chándal, muestras visibles de descenso en la escalera social. Corro hacia él, pero huye con un movimiento bamboleante sorprendentemente ágil. Tengo que aplicarme aún más con la bici estática.

Día 5
Ayer me llegó un email de una dirección que no conocía: [email protected]
El nombre en sí no me dice nada, pero mi intuición y olfato profesional me dicen que proviene de fuentes del gordonianismo más radical. El texto dice así: “SI NO DEJAS DE HINBESTIGAR BAS A HACABAR REBOZADO Y FRITO EN MANTECA DE GORRINO”. Me parece que quieren dejarme un mensaje, pero no acierto a comprenderlo. Se me escapan las sutilezas de estos movimientos radicales, cuyas comunicaciones atienden a un código que solo los más avezados entienden.

Día 6
Consulto con el experto en movimientos gordonianos de la Universidad del Brócoli, Jacinto Sorbesojas. Sus palabras me han dejado helado: “Todo apunta a que los gordonianos tienen hambre” me ha dicho. Aún le doy vueltas en mi cabeza. ¿Tendré entre manos algo que me supera?

Día 7
He resuelto que no me puedo dejar amedrentar, no se consigue un Pulitzer quedándose uno en casa, tomando batidos de proteínas y haciendo cardio en la elíptica. Voy a patear la calle, voy a apretar tuercas. Si es necesario iré incluso a una pizzería, aunque eso me cueste la carrera.

Día 8
Por fin, mi trabajo comienza a dar sus frutos. Ayer a última hora, la recepcionista del periódico recibió un paquete. Al abrirlo, asistimos horrorizados a un espectáculo dantesco. Una docena de sobres al vacío de bacon, chorizo de Pamplona e incluso una cuña de queso manchego. Por supuesto, al instante dimos al instante al Ministerio del Colesterol, que se llevó el alijo. Pero, por algo soy zorro viejo, oculté lo más importe: la nota manuscrita que decía “Sigue el rastro de la fecha de caducidad”. 17 de julio de 2020. ¿Será esa la fecha del golpe de Estado? ¿O un mensaje en clave? ¿Una dirección postal? He trabajado con esos números durante casi un día entero, y no acierto a descifrar el enigma.

Día 9
El cumpleaños de Presidente Guapo y Delgado es el 17 de julio. ¿Qué significa todo esto?
Intrepido.png
Última edición por M. Corleone el 10 Jul 2020 13:27, editado 1 vez en total.
CacaDeLuxe escribió: 19 Feb 2020 19:17hazte asi en la cara

Avatar de Usuario
golondrino
Ulema
Mensajes: 6603
Registrado: 23 Jun 2006 21:30

Re: El Libro de Gordón

Mensaje por golondrino »

Corle. Tienes que acompañar el hilo con un dibujo para darle forma al libro.

Me lo acabo de inventar, pero es mejor para todos.
"Yo no quería hacer la comunión porque yo me compraba la revista muy interesante desde los 7 años".
Jal el Ñoras - Valenciano, el que tira del carro de la compra con la cabeza gacha y pensador.

Avatar de Usuario
Ruttiger
Ulema
Mensajes: 2520
Registrado: 11 Oct 2017 08:57

Re: El Libro de Gordón

Mensaje por Ruttiger »

Pochola, quieres dibujarme un relato?
¿Quien es este tipo? escribió: 14 Nov 2019 17:39 Madre mía.

Avatar de Usuario
poshol na
Ulema
Mensajes: 8540
Registrado: 04 May 2007 01:34
Ubicación: Nag's Head

Re: El Libro de Gordón

Mensaje por poshol na »

Ruttiger escribió: 10 Jul 2020 13:16 Pochola, quieres dibujarme un relato?
No soy digno.
La fusión del conceptismo y el culteranismo tecleó:
Anda y que den por el culo con la mierda diarrética esa que blasfemas por tu orificio vocal.

Avatar de Usuario
M. Corleone
Ulema
Mensajes: 10735
Registrado: 07 Nov 2017 07:43

Re: El Libro de Gordón

Mensaje por M. Corleone »

golondrino escribió: 10 Jul 2020 13:05 Corle. Tienes que acompañar el hilo con un dibujo para darle forma al libro.

Me lo acabo de inventar, pero es mejor para todos.
Intrepido.png
CacaDeLuxe escribió: 19 Feb 2020 19:17hazte asi en la cara

Avatar de Usuario
Criadillas
Palomitero mórbido
Mensajes: 12601
Registrado: 01 Ago 2003 19:38
Ubicación: En la calle del pepino.

Re: El Libro de Gordón

Mensaje por Criadillas »

HARTE
Dunkis dijo:

Criadillas es un hombre triste de derechas, quién lo iba a decir.

Responder